Propiedades de los aceites vegetales

Aceites vegetales y sus propiedades

El uso de los aceites como cosmético natural suele generar dudas, ya que su aspecto oleaginoso y graso lleva a pensar que en lugar de ayudar van a empeorar nuestro aspecto físico, provocando un exceso de grasa en nuestra piel, cuando en realidad es al revés. Está comprobado que los aceites vegetales tienen multitud de propiedades beneficiosas tanto a nivel externo como interno, ya que algunos de los aceites vegetales más populares también son comestibles, como el aceite de oliva por ejemplo. Una de las propiedades más destacadas de los aceites vegetales es su capacidad nutritiva y reguladora de la cantidad de grasa de la piel. Por eso, los aceites vegetales suelen ser uno de los ingredientes indispensables en las recetas de cosmética natural, ya sea para la piel o para el pelo.

Los aceites vegetales y sus propiedades

La posibilidad de poder ser usado directamente sobre la piel es otro de los beneficios principales de este tipo de aceites. De ahí, que estos puedan ser un sustitutivo natural de la cosmética y las cremas industriales. Sólo debemos acostumbrarnos a su textura untuosa, la cual se reabsorbe rápidamente, pese a las falsas creencias. Además, una de las ventajas de usar aceites esenciales es que no sólo tienen beneficios propios cada uno de ellos, sino que además hay una serie de propiedades comunes de casi todo los aceites vegetales, lo que lo convierten en una combinación muy completa.

  • Aceites vegetales emolientes: esta propiedad habitual de los aceites vegetales consiste en ablandar o reducir una inflamación, por lo que resultan beneficiosos en el tratamiento de pieles irritadas y dañadas.
  • Aceites vegetales protectores cutáneos: la mayoría de aceites vegetales con esta propiedad están indicados para proteger a la piel y el cabello de agresiones externas. Algunos también tienen beneficios para las pieles más delicadas, como las de los bebés.
  • Aceite vegetales regeneradores: las propiedades regeneradoras de estos aceites los convierten en un método eficaz para curar y regenerar las pieles dañadas, como las quemaduras o las cicatrices. Además, estos aceites resultan beneficiosos para la circulación de la piel y su revitalización, a la vez que restauran la barrera lipídica de la piel.
  • Aceites vegetales hidratantes: el principal beneficio de estos aceites es su capacidad para nutrir la piel gracias a la gran cantidad de minerales, vitaminas y ácidos grasos que los componen. Lo mejor de estos aceites naturales es que hidratan sin obstruir la piel, es decir que mantiene la piel limpia y sin exceso de grasa, a la vez que le aporta elasticidad.