Cómo puedes acabar con las quemaduras solares de forma natural

Remedios caseros para las quemaduras solares

Es mucho mejor prevenir que curar, por ello es importante que protejamos constantemente nuestra piel del sol tanto desde el interior como por fuera tomando alimentos que nos protejan de las radiaciones solares, nos hidraten y aportando frescura y suavidad a nuestra piel también a modo externo con elementos naturales que eviten que nos quememos. Pero si hemos llegado tarde y hemos sufrido los efectos de una larga exposición al sol, es el momento en que debemos aliviarlas con remedios caseros.

Yogurt para aliviar las quemaduras solares

Un alimento que nos ayudará a aliviar las quemaduras del sol es el yogurt natural. El procedimiento es simple: entrar en la ducha o la bañera y aplicar yogurt sobre las zonas en las que el sol nos haya afectado más. Posteriormente, dejaremos reposar unos instantes y procederemos a retirar con abundante agua templada los restos de yogur natural del cuerpo.

Vinagre blanco para las quemaduras del sol

Si te has excedido tomando el sol o se te ha olvidado ponerte protector solar, algo que te aliviará la quemazón y te ayudará a que tu piel se regenere rápidamente es optar por el vinagre blanco. Aplícalo sobre un algodón y da ligeros toques sobre las zonas de tu piel que se encuentren quemadas. También puedes darte baños de agua templada-fría en los que viertas una parte de vinagre.

Huevo para mejorar las quemaduras solares

Una solución contra las quemaduras ocasionadas por el sol es realizar una mezcla de clara de huevo y aceite de oliva que aplicaremos directamente sobre la piel afectada. Es importante que esta aplicación la realicemos varias veces al día.

Curar las quemaduras solares con pepino


No solo hay beneficios del pepino en los tratamientos de belleza, también en las quemaduras. El pepino no solo refresca sino que también regenera nuestra piel. Corta un pepino o varios en rebanadas (dependiendo de la cantidad de piel afectada), posteriormente deja reposar estas rebanadas en la nevera y aplícalas cuando estén frescas sobre la piel. Si permanecemos unos instantes con ellas notaremos como nuestra piel se refresca y poco a poco va mejorando su estado.

Té para las quemaduras del sol

Es fácil tener bolsitas de en casa, de modo que podemos hervir agua y meter dentro los sobrecitos para posteriormente poner esta infusión natural en la nevera. Cuando esté fría podremos introducir la solución dentro de una botella difusora y atomizar varias veces al día nuestro cuerpo de modo que estaremos regenerando nuestra piel y mejorando el estado de las quemaduras.

El tomate y las quemaduras del sol

Una ayuda inestimable cuando nos hayamos quemado es, sin duda, el tomate. Abriremos un tomate que tengamos en la nevera por la mitad y cortaremos varias rodajas para posteriormente aplicarlas sobre las zonas quemadas por el sol. El alivio será instantáneo y la curación de las quemaduras será más fácil y rápida.

Aloe vera sobre la piel quemada por el sol

Cuando tenemos alguna afección en la piel como puede ser una quemadura de cualquier tipo debemos contar con la inestimable ayuda del aloe vera, que regenera rápidamente la piel y la calma de los dolores y las quemaduras. Abriremos una hoja de aloe vera y extraeremos el gel que tiene en su interior para esparcirlo sobre aquellas zonas afectadas por el sol. Cuando este gel se seque podemos aplicar más hasta que notemos que la piel ha mejorado sustancialmente.

¿Quieres cuidar tu piel de forma natural? Como has podido comprobar, son muchos los remedios caseros a los que podemos optar cuando hemos sufrido quemaduras por largas exposiciones al sol sin protección, por lo que seguramente dispongamos en casa de los ingredientes necesarios para calmar esta quemazón, aunque es importante que intentemos prevenir estas dolencias y recurrir a proteger la piel desde antes de exponernos a las radiaciones solares.