Las razones por las que debes evitar los desodorantes con tóxicos

Por que no usar desodorantes toxicos

¿Os fijáis bien a la hora de comprar un desodorante? ¿Miráis sus componentes o tan solo reparáis en que huela bien? Son muchos los detalles en que debemos fijarnos antes de comprar un desodorante, y es que éstos se aplican en una de las zonas más delicadas del cuerpo tanto de los hombres como de las mujeres: las axilas. Si el desodorante que utilizamos contiene elementos tóxicos es probable que a corto o medio plazo nos empiecen a aparecer irritaciones, rojeces o problemas en la piel que resultan muy molestos y complicados de tratar.

¿Qué ingredientes no tienen que estar en tu desodorante?

Es muy posible que su aroma te resulte agradable, que dure mucho tiempo en tu piel o que tengas costumbre de utilizarlo desde hace mucho tiempo, pero un cambio de desodorante a tiempo le hará un favor a la salud de tu piel. Son muchos los ingredientes en los que puedes fijarte al comprar un desodorante para evitar adquirirlo o también puedes tratar de realizar un desodorante natural casero de cuyos componentes no dudarás.

  • ¿Habéis oído hablar de los parabenos? Sus propiedades hacen que las bacterias y los hongos se mantengan alejados para de este modo mantenerse durante más tiempo, ya que contiene compuestos altamente tóxicos. Este componente ha sido asociado recientemente con el cáncer.

Monika Wisniewska || Shutterstock

  • Unos componentes habituales de los desodorantes con cuyos nombres no estamos tan familiarizados son los flatlatos, y debemos de saber que, principalmente, estos componentes se utilizan para realizar suavizantes. Pero el nombre que aparecerá en la etiqueta será dietilexiloftalato, butilbenziftalato o butildeftiltalato, entre una gran lista.

 

  • El formaldehido es uno de los principales conservantes de cosméticos y podemos hallarlo no solo en desodorantes sino también en maquillajes, dentífricos, gel, champú o lacas de uñas. Está destacado como uno de los elementos tóxicos peligrosos a evitar.

 

  • TEA y DEA son elementos que contribuyen a ajustar y regular los niveles de pH de los cosméticos pero utilizados durante un largo período de tiempo pueden provocar daños en los órganos vitales y alergias.

Tharakorn || Shutterstock

  • Un elemento muy común en los desodorantes es el aluminio. Su finalidad es evitar que el sudor aparezca en el exterior.

Desodorantes para evitar el peligro del aluminio



  • El formaldehído, a parte de estar estrechamente relacionado con el cáncer, provoca graves alergias en la piel de quienes lo utilizan a diario.

 

  • El lauril sulfato de sodio se encuentra en prácticamente la totalidad de productos cosméticos que utilizamos a diario, provocando irritaciones en la piel y en los ojos.

Estos son los efectos de aplicar los desodorantes tóxicos en la piel

Tenemos que hidratar y cuidar nuestra piel pero también debemos protegerla de agentes externos como pueden ser los cosméticos que contienen sustancias nocivas. Es el caso de los desodorantes, que a largo plazo pueden provocar dolencias y enfermedades graves en nuestro organismo. ¿Por qué debemos evitar usar estos desodorantes tóxicos?

  • Los elementos tóxicos que contienen los desodorantes pueden provocar lesiones en la piel similares a las quemaduras, ya que se trata de una irritación extrema.

Rob Byron || Shutterstock

  • Estos productos tan nocivos desencadenan en muchos casos en alergias que producen dermatitis en la piel, eccemas y otras enfermedades cutáneas.

 

  • Los elementos antitranspirantes de algunos desodorantes tienen como única finalidad que el sudor no salga al exterior y se aprecie en las prendas de ropa. Pero este sudor se queda retenido bajo una capa de desodorante que posteriormente puede terminar en una hidradenitis axilar, unos molestos bultos bajo las axilas que en ocasiones hay que eliminar con fármacos.

Tharakorn || Shutterstock

  • Existen diversos estudios que han demostrado que el uso continuado de estos elementos tóxicos existentes en los desodorantes pueden provocar la aparición de tumores, Alzheimer o desarrollar cáncer, sobre todo de mama, por la cercanía de los pechos a las axilas, que es donde se aplica comúnmente el desodorante.