7 remedios naturales para tener los talones suaves

Remedios naturales para los talones

A menudo, debido a llevar calzado inadecuado, sufrir calor en los pies, no hidratar la piel de los mismos como deberíamos y no exfoliarnos hace que, sobre todo los talones, se endurezcan y den un aspecto poco cuidado. Pero esto tiene solución, así que podemos buscar diferentes alternativas naturales para devolver a nuestros pies la suavidad que tenían inicialmente.

Aceite de oliva para suavizar los talones

Un remedio casero rápido y fácil que es normal tener en nuestros hogares es el aceite de oliva, por ello podemos untar en un algodón un poco de aceite de oliva y masajear los talones para posteriormente, mezclar unas gotas de este mismo aceite de oliva con la crema hidratante que tengamos en casa, aplicarla sobre los pies y poner unos calcetines encima para que se nutran durante toda la noche. Si realizamos este procedimiento varias veces a la semana notaremos como rápidamente nuestros pies empiezan a tener otra textura y se encuentran más sanos y suaves.

Mascarilla con aguacate para los pies agrietados

Un buen modo de cuidar los pies de forma natural y de reutilizar aquellas frutas que tenemos en casa -y que seguramente vayamos a tirar- es realizar un puré con, por ejemplo, un aguacate y un plátano con un chorro de aceite de oliva. Cuando lo tengamos bien mezclado lo aplicaremos a modo de mascarilla sobre la totalidad de los pies, haciendo especial énfasis en los talones, que es la zona que más se agrieta. Tras 20 minutos eliminaremos esta mezcla con agua tibia.

Suavizar los pies con miel

Como ya sabemos, la miel es un producto natural que nos ayuda a suavizar la garganta en caso de resfriado y también la piel de nuestro cuerpo afectada por diferentes dolencias. En este caso, optaremos por verter agua tibia en una palangana para posteriormente verter unas cucharadas de miel en su interior, intentando que se mezcle muy bien. Después introduciremos nuestros pies dentro del agua durante 30 minutos.


Harina de arroz y vinagre para los pies

Otra forma de deshacernos de las durezas de los talones es preparar un exfoliante casero con el que poder frotarlos para que se suavicen. El mejor modo de hacerlo es con harina de arroz y, en menor cantidad, vinagre de manzana. El primer paso será introducir los pies unos 20 minutos en una palangana con agua tibia para que la piel se ablande, después, con la crema exfoliante que hemos realizado frotaremos las zonas más conflictivas y con más durezas.

Glicerina y agua de rosas

Realizando una mezcla de agua de rosas con glicerina vegetal formando una masa uniforme conseguiremos la crema perfecta para eliminar las desagradables durezas de nuestros pies. La aplicaremos cada noche para posteriormente irnos a dormir con unos calcetines que nos permitan que los pies se hidraten correctamente.

Exfoliante de azúcar y zumo de limón

Otro modo de exfoliar los pies de una forma totalmente natural que hará que desaparezcan las durezas de los pies es mezclando zumo de limón natural recién exprimido con azúcar para frotar con fuerza los talones con durezas. Si repetimos dos veces a la semana este procedimiento, las durezas durarán poco tiempo en nuestros pies.

Aloe vera para las durezas de los talones

Como ya sabemos, el aloe vera es el tratamiento ideal para cualquier dolencia de la piel. Por ello, si cogemos directamente la hoja de la planta y aplicamos el gel sobre nuestros pies, haremos que se hidrate rápidamente y a fondo, de forma que estaremos contribuyendo a la desaparición de las durezas de los talones que tan incómodas y poco favorecedoras resultan. Es una de las opciones más naturales, fáciles y rápidas que existen.