Toma nota de los usos del bicarbonato en belleza

bicarbonato usos cosmeticos

En nuestro día a día estamos acostumbrados a ver el bicarbonato en nuestras cocinas. Su uso, a nuestro entender, se reduce a sustituir a la levadura cuando no disponemos de ella, y es básicamente para hacer crecer las masas que realizamos en repostería. Además, también es una antigua solución para atenuar los problemas intestinales puntuales, tales como indigestiones o también gastroenteritis, una función muy similar a la que ejercen las sales de frutas en la actualidad.

Pero los usos que podemos dar al bicarbonato van mucho más allá, y tras conocerlas pasaremos de tener este producto abandonado en algún armario de la cocina para colocarlo en la estantería principal del baño, junto a nuestros productos preferidos de belleza y cuidado.

Trucos de belleza a base de bicarbonato

Hay una gran cantidad de usos cosméticos que podemos darle al bicarbonato, tanto para mejorar nuestra salud interior como exterior, y mejorando nuestra imagen:

Bicarbonato como exfoliante

Al igual que el azúcar, el café, y un amplio listado de productos granulados, el bicarbonato de sodio, mezclado con un poco de agua, hace el mismo efecto que el exfoliante, con la ventaja de que es un elemento natural y conocemos su procedencia. El modo de empleo es tan sencillo como realizar ligeros masajes, especialmente sobre las zonas donde se concentran mayor número de impurezas. Al terminar, no olvidemos retirar con abundante agua templada y posteriormente aplicar crema hidratante.

Alexeysun || Shutterstock

Bicarbonato como desodorante

Las pieles más sensibles tienden a huir de los desodorantes con exceso de químicos que irritan la piel con unos olores muy fuertes. Una forma de sustituir estos desodorantes es utilizando una especie de mascarilla con bicarbonato y agua y dejarla reposar unos minutos sobre las zonas que queramos desodorizar para después proceder a retirarla con agua. De este modo evitamos el exceso de perfumes consiguiendo no oler mal debido a la transpiración de la piel mientras la cuidamos y evitamos las tan indeseadas irritaciones.

Receta completa para hacer desodorante casero con bicarbonato



Limpiar el cabello con bicarbonato

La suciedad que acumula nuestro cabello diariamente nos hace sentir incómodos, por ello, existen productos como el bicarbonato de sodio que, mezclado en pequeñas cantidades con el champú que usemos de forma habitual y realizando pequeños masajes en el cuero cabelludo, nos hará conseguir que nuestro pelo luzca más limpio y sano, y además nos dure limpio más tiempo entre lavados.

Motivos para usar mascarilla natural para el cabello

Además, puede emplearse el bicarbonato como champú en seco para el cabello. En días que no hay tiempo para realizar un lavado de cabello, se puede aplicar bicarbonato de sodio sobre las zonas con más tendencia a engrasarse (cuero cabelludo), frotar con ligeros masajes sobre este y posteriormente retirarlo. De este modo el bicarbonato habrá absorbido la suciedad del cabello.

Bicarbonato como tratamiento contra el acné

Es importante que consideremos que los productos como el bicarbonato pueden cumplir las funciones necesarias de higiene e incluso ejercer como remedios caseros contra enfermedades como el acné. En este caso, al ser un producto con poder para desintoxicar la piel, ayuda a remover las espinillas y limpiar la grasa que genera el acné. Basta con realizar una mascarilla con bicarbonato y zumo de limón exprimido hasta formar un puré. Lo aplicamos sobre el rostro y tras 15 minutos retiramos. Dejaremos la zona más limpia de impurezas y con un aspecto más fresco.

acne remedios caseros

Pressmaster || Shutterstock

El bicarbonato como blanqueador dental

Los dientes, debido a todos los agentes que influyen sobre ellos (tabaco, alcohol, café, vino, mala higiene, el paso de los años...) tienden a perder su aspecto habitual, tienden a amarillearse y resulta un tanto desagradable. Por ello, el bicarbonato, como blanqueador natural, nos ayuda a devolverles su aspecto natural. Es tan sencillo como realizar una pasta con agua, bicarbonato y sal, mezclarlo y con un cepillo de dientes frotar sobre ellos una vez por semana. Notaremos como su aspecto cambia y les devuelve poco a poco su color.