6 trucos para proteger el pelo de la plancha

Cómo proteger el pelo de la plancha

Cuando una mujer no tiene el pelo liso pero también es complicado sacarle partido a la textura de su cabello rizándolo, la mejor opción por la que se opta es plancharlo. Se trata de una práctica que deteriora mucho el pelo, ya que lo quema y lo convierte en más quebradizo y débil, por eso debemos tratar de emplearla lo menos posible y siempre proteger el cabello de la plancha de forma natural.

Aceites para proteger el cabello de la plancha

El aceite es el producto más hidratante que conocemos, ya que ayuda a que nuestra piel se mantenga siempre jugosa y fresca, y lo mismo con el cabello. En el caso de que empleemos frecuentemente la plancha y notemos como nuestro pelo se deteriora, es necesario que utilicemos un aceite de argán o el aceite de coco, ya que permitirán darle la luminosidad y la protección que nuestro pelo necesita cuando le estamos aplicando la plancha. Cuando terminemos de lavarnos el pelo, aplicaremos aceite de medios a puntas para que, mientras se vaya secando, el aceite se vaya impregnando en su interior y cuando se seque y lo planchemos, notemos como sigue brillando y tiene vida.

El tiempo que pasamos planchando el pelo

Otra forma de proteger el pelo del calor de la plancha y cuidar el cabello de forma natural es intentando no pasarla muchas veces por el mismo mechón de pelo, ya que lo que haremos en estos casos es quemarlo más de la cuenta, por lo que no pasaremos de los 5 segundos en cada uno de ellos para no causar daños extra.

Tener el cabello seco antes de planchar el pelo

Seguramente habrás notado como, cuando pasamos la plancha por el pelo y este aún está húmedo, suelta como una especie de humo. Esto es muy nocivo para el cabello, ya que lo estamos quemando. Lo que debemos intentar es lavarnos el pelo con mucha antelación para darle tiempo a que se seque de un modo natural, y, en última instancia, si vemos que aún está húmedo, darle unos golpes de secador para no quemarlo completamente con la plancha.


Cepillar bien el cabello antes de la plancha

La plancha también puede debilitar y romper nuestro pelo si la aplicamos sin haberlo desenredado. La mejor opción es, nada más salir de la ducha, enrollarlo en una toalla para que se le vaya toda la humedad, para, posteriormente, deshacer poco a poco y con delicadeza los nudos y los enredos que seguramente tendremos en el cabello. Este es un truco infalible para desenredar el pelo.  Es necesario que para ello dispongamos de un peine desenredante y un cepillo con las puntas de las cerdas redondeadas.

Cortar las puntas de nuestro cabello

Si utilizamos frecuentemente la plancha del cabello notaremos como, sobre todo las puntas, se debilitan y se rompen con facilidad, además de que están las puntas abiertas y presentan un aspecto más insano que el resto del cabello. Debemos, por lo tanto, cortar las puntas y eliminar la parte que se encuentra en peor estado cada 2 ó 3 meses aproximadamente, así siempre gozaremos de un cabello sano, fuerte y con un aspecto cuidado.

Protector térmico casero

También podemos fabricar en casa un protector térmico que aísle nuestro cabello del calor de la plancha. Con él pulverizaremos el pelo antes de cada planchado. La mezcla la realizaremos con agua, aceite de coco y un sérum o mascarilla que empleemos normalmente para nuestro tipo de cabello.

Aunque estos consejos nos van a servir para proteger nuestro pelo de la plancha y el calor de esta, debemos ser conscientes de que cuanto menos la empleemos, mejor estará nuestro pelo, así que es conveniente optar por otras alternativas y espaciar el tiempo entre planchados.