Acné

2
Eliminar el acné de forma natural

El acné, también conocido como acné vulgar o acné común, es una enfermedad de la piel caracterizada por una inflamación crónica de las glándulas sebáceas, especialmente en la cara y la espalda. Suele aparecer durante la pubertad, debido a los cambios hormonales, y puede prolongarse hasta la edad adulta.

El diagnóstico del acné se clasifica según su gravedad en: acné leve, acné moderado y acné grave. Dependiendo del caso, serán necesarios unos cuidados especiales para mantener la piel limpia e hidratada. Se aconseja lavar la cara diariamente con agua tibia y cremas exfoliantes indicadas para tratar esta afección.

Síntomas del acné

¿Cómo saber si tengo acné? Además de aparecer en la cara y en la espalda, el acné también puede darse en los brazos, las piernas y los glúteos. Algunos síntomas del acné son:



  • Enrojecimiento alrededor de las erupciones de la piel
  • Espinillas negras
  • Pústulas y quistes
  • Formación de costras de erupciones de la piel
  • Piel grasosa
  • En ocasiones, dolor en los sarpullidos

CONSEJOS

  • Utiliza una crema exfoliante

    Es muy importante cuidar la limpieza corporal. Se recomienda lavar la cara y el cuerpo con cremas, jabones, lociones astringentes y geles de venta libre indicados para tratar esta afección.

  • Sigue una dieta baja en grasas

  • Evita el uso de cosméticos que contengan aceites

  • Modera el consumo de cafeína y dulces (chocolate, pasteles, caramelos...)

Causas del Acné

El acné es una enfermedad derivada de multitud de causas. En la mayoría de los casos, su aparición se debe a alternaciones hormonales (pubertad, síndrome premenstrual, embarazo, etc.), aunque también puede aparecer a causa del estrés y la fatiga, situaciones que pueden provocar la sobreproducción de sebo y la proliferación bacteriana en la piel.
Advertencia
Acude al médico o consulta con tu dermatólogo si la piel se enrojece e inflama y existen quistes de pus que, al romperse, dejen cicatrices en tu piel. Un tratamiento médico del acné eficaz y en las etapas tempranas del acné, incluso cuando los síntomas son leves, puede ayudar a prevenir el empeoramiento de la enfermedad y consecuencias como marcas o retracción cicatricial.

tratar el Acné de forma natural

Remedios para tratar el Acné

Afortunadamente, existen diferentes remedios caseros para eliminar el acné. En ningún momento, estos remedios deberás sustituir al tratamiento médico recomendado para el acné; sin embargo, pueden ser un complemento perfecto para combatir el acné de forma natural.
Las cremas exfoliantes caseras son perfectas para mantener la piel limpia e hidratada. Lávate la cara con agua tibia y, más tarde, aplica alguna de estas cremas caseras para aliviar el enrojecimiento de la piel. Puedes elaborar una sencilla crema exfoliante de avena y chocolate como la que encontrarás a continuación.

Cremas para el acné

Con esta crema casera de avena y chocolate conseguirás mantener una piel limpia y sana gracias a sus propiedades antioxidantes. Es ideal para todo tipo de pieles, desde las más normales hasta mixtas apagadas o secas. Este producto de cosmética natural permite obtener un resultado espectacular en el cutis gracias a la unión entre los antioxidantes del chocolate y los exfoliantes de la avena.
Crema para la piel de chocolate y avena

Crema exfoliante facial de avena y chocolate

Descubre la rema exfoliante facial de avena y chocolate ideal para limpiar el cutis y sanar la piel con esta fantástica receta de cosmética natural.


Aprende cómo hacerlo

Alimentos recomendados para tratar el Acné

Entre los alimentos recomendados para el tratamiento del acné encontramos:
  • Alimentos ricos en vitamina C: gracias a sus propiedades antioxidantes, ayudan a proteger las células de piel contra afecciones como el acné o las espinillas. En los principales alimentos ricos en esta vitamina podemos encontrar verduras (pimientos, coles de Bruselas, espinacas, habas); cítricos (naranjas, limones, etc.), frutas (fresas, aguacate, mangos, coco, sandías, melones, peras, manzanas).
  • Alimentos ricos en vitamina A y vitamina E: ayudan a conservar la piel en buen estado y mejoran la cicatrización.
  • Alimentos ricos en azufre, como los ajos y las cebollas, y en zinc, como el hígado, los huevos y vegetales (apio, espárragos, higos, patatas, berenjenas, entre otros).
  • Alimentos ricos en aceites esenciales: como las semillas de sésamo, lino o calabaza, ya que intervienen en la curación de gran cantidad de enfermedades de la piel.
Entre los alimentos prohibidos o poco recomendados para tratar el acné encontramos:
  • Alimentos ricos en yodo: ya que podrían agravar los síntomas del acné (sal yodada, nueces, leche, quesos)
  • Dulces: evita el consumo de chocolate, pasteles, bebidas energéticas, etc.

Tipos de acné

Desde el punto de vista médico, existen diferentes tipos de acné además del acné vulgar, de acuerdo al tipo de lesión y al periodo de aparición. Algunos de los tipos de acné más comunes son:
  • Acné neonatorum, acné neonatal o acné del recién nacido.
  • Acné cosmético, provocado por la aplicación tópica de cosméticos (vaselina, coaltar, manteca de cacao, etc.).
  • Acné conglobata, caracterizado por la aparición de numerosos comedones con fístulas, quistes y nódulos inflamatorios, y suele relacionarse con problemas del sistema inmunitario.
  • Acné queloideo, producido por un mal afeitado.
  • Acné latrogénico, que aparece como reacción a ciertos fármacos, como pueden ser corticosteroides, anabolizantes o anticonseptivos orales.
Es importante consultar previamente al dermatólogo para conseguir un diagnóstico eficaz de la enfermedad y, si fuera necesario, consumir medicación siempre bajo prescripción médica.