Perfume casero con esencias naturales

¿Cómo hacer perfume artesanal con esencias naturales?

La naturaleza nos ofrece un amplio abanico de esencias naturales que podemos utilizar para elaborar nuestro propio perfume casero. Contamos con varios ingredientes para hacer un perfume casero como aceites esenciales, esencias naturales e incluso conservantes de procedencia natural que no han sido modificados o creados químicamente. El perfume casero con esencias naturales es una opción más que recomendable para evitar las alergias y los problemas dermatológicos derivados de los perfumes de laboratorio, ya que podrían provocarnos dificultades en las vías respiratorias.

Por estas y varias razones más, son aconsejables los productos naturales para algo tan cotidiano como el perfume artesanal. Aprende a hacer perfume casero con esencias naturales de una forma fácil y económica.



Ingredientes para hacer perfume natural

¿Cómo hacer perfume casero a base de esencias naturales?

Para elaborar nuestro perfume artesanal con las diferentes esencias naturales que existen, debemos tener en cuenta para qué se recomienda utilizar cada una de ellas. Depende de cuál utilicemos causaran un efecto u otro en nuestro cuerpo. Podemos encontrarnos desde efectos afrodisíacos, como el que causa la mezcla de perfume natural de jazmín o hasta calmantes como el combinado de perfume casero de lavanda y antibacterianos como el compuesto de perfume casero de limón, dando además un toque refrescante.

Tipos de esencias naturales para hacer perfumes caseros

Antes de elaborar perfume artesanal con esencias naturales, deberemos seleccionar los ingredientes que vayamos a utilizar y pensar en qué efecto queremos o si nos gustaría componer un aroma suave, fresco, floral, marino o más bien fuerte y penetrante. ¡Tenemos una gran variedad para elegir!

En primer lugar, necesitaremos un medidor de líquido a cuenta gotas y un frasquito oscuro de cristal.Es importante que el envase sea opaco puesto que la luz tanto solar como artificial podrían dañar nuestra composición entorpeciendo los resultados deseados. Antes de empezar a mezclar las diferentes esencias naturales, debemos añadir un aceite base de origen puro, como el aceite de jojoba, almendra o rosa de mosqueta en forma de cera, lo que ayudará a que no se obstruyan los poros al utilizar el futuro perfume casero puesto que está formado con diferentes aceites.

A continuación, elegiremos la esencia natural que más nos guste, sabiendo que cada una dará un toque distinto:

  • Esencias naturales de notas bajas: son aromas profundos y perduran más. La esencia natural de Jazmín, la esencia natural de vainilla o de madera de cedro son las más características por su duración y fresca fragancia.
  • Esencias naturales de notas medias: pueden llegar a ser el 50% del compuesto y serán la espina dorsal de nuestro perfume natural. La esencia natural de lavanda, la esencia  natural de rosas,  de clavo, esencia de manzanilla o de árbol de té. Éstas darán un toque más personal e íntimo a nuestras fragancias artesanales caseras.
  • Esencias naturales de notas altas: se evaporan antes pero a su vez, dejan un aroma suave y refrescante en nuestra piel. Algunas de esas esencias naturales son la esencia natural de limón, de naranja, menta o eucalipto entre otros, pero casi siempre con un aroma mentolado.