Los cabellos secos necesitan este acondicionador natural

acondicionador casero para pelo seco

Todos los cabellos necesitan un aporte extra de nutrición, aunque lo único a tener en cuenta es que no todos necesitan el mismo tipo de productos ni el mismo tipo de hidratación, sabiendo en todo momento que los grasos, los rizados, los secos, los teñidos, los rubios y los castaños tienen necesidades muy diferentes. Los cabellos secos necesitan una nutrición extra, son cabellos más castigados, más tristes, apagados y con tendencia a los nudos, así que una ayuda extra en forma de acondicionador natural no les vendrá mal.

Ingredientes para nuestro propio acondicionador natural para pelo seco

Ante todo, vamos a optar por ingredientes naturales que penetren en el interior de nuestro cabello proporcionándole la vida y la hidratación que necesitan. Los aceites son los mejores amigos de estos cabellos, por lo que no debemos temer aplicarlos desde la raíz, ya que es lo que necesitan. El aloe vera nos hidrata la piel y también hace lo mismo con el pelo. No debemos olvidarnos de productos como la miel o el huevo, que también son una ayuda extra para mejorar el estado y la imagen de nuestro cabello. También, aunque parezca extraño, la mayonesa fresca puede regenerar en un momento dado nuestro pelo dándole el brillo y la vida de la que carece al haber sido castigado con las planchas, secadores, largas exposiciones al sol sin protección especial para el pelo, tintes y tratamientos que lo deterioran, entre ellos los champús y acondicionadores que contienen sulfatos. La glicerina es otro de los elementos naturales que nos ayudarán a lucir un pelo más brillantes, y el aguacate aporta su grasa natural a los cabellos que la necesitan.

VGstockstudio || Shutterstock




Cómo crear el acondicionador natural para pelo seco

Una vez hayamos elegido, entre todos los ingredientes naturales anteriores, aquellos que más a mano tengamos o en cuyas propiedades creamos más, deberemos proceder a mezclarlos en un mismo bol para, a partir de ahí, cogerlos y untarlos en nuestro cabello tras la ducha. Es importante que los elijamos correctamente, no siendo todos muy líquidos ni tampoco todos muy sólidos, sino que en la combinación de todos ellos se encuentra la clave del acondicionador ideal para el pelo seco. Un ejemplo sería coger un aguacate maduro para que se pueda manejar bien, aceite de almendras dulces y miel. En este caso, la miel podemos calentarla previamente con el microondas para que se pueda mezclar con facilidad y, una vez todos los ingredientes juntos, los batiremos con una batidora o los aplastaremos con un tenedor hasta que tengamos una mezcla consistente con textura de puré.

Mascarilla de aguacate y miel

Cómo aplicar el acondicionador en nuestro pelo seco

Una vez nos hayamos lavado el pelo en la ducha con nuestro champú natural para cabello seco procederemos a eliminar toda la humedad restante y aplicar la crema que acabamos de elaborar por todo el pelo. A partir de este momento, aguantaremos unos 10 minutos con la mezcla puesta en el cabello y posteriormente eliminaremos todos los restos con abundante agua (evitando lavar de nuevo el cabello con champú) terminando con agua fría, a poder ser y si las temperaturas exteriores lo permiten. Así, conseguiremos que el acabado sea perfecto, y nuestro cabello vuelva a gozar de toda la hidratación y luminosidad de la que carecía y el agua fresca le aporte el brillo que necesitaba. Si repetimos esta aplicación dos veces a la semana nuestro pelo seco dejará de ser fosco y tener poca vida y volverá a lucir una forma más vital, con mayor movimiento y el brillo natural que no aportan los tratamientos de cabello que contienen muchos elementos tóxicos que terminan dañando nuestros cabellos desde la raíz y que tan complicado es después que vuelvan a su brillo natural.

Consigue todos los productos mencionados en este artículo en iHerb.com. Pulsa aquí

Ventajas del perfume artesanal

Beneficios del perfume casero

Los beneficios del perfume casero son infinitos. Beneficiará a nuestra salud evitando alergias que nos pueden producir las fragancias que se comercializan.