Los mejores aceites esenciales para combatir el acné

aceites esenciales para acne

Existen una serie de dolencias que afectan directamente a nuestra imagen y que nos pueden hacer sentir indefensos o bajarnos la autoestima en ciertos momentos de nuestra vida. Un claro ejemplo es el acné, que es una enfermedad que afecta directamente a las glándulas sebáceas haciendo que aparezcan granitos y espinillas en diferentes partes del cuerpo, pero concentrándose de una forma más directa en la cara. Se realizan a día de hoy muchos tratamientos médicos para aliviar sus síntomas y para tratar de curar esta enfermedad que afecta a toda la población, pero sobre todo a jóvenes y adolescentes. Aún así, son muchos los tratamientos alternativos y naturales que existen para eliminar el acné, tanto su sintomatología como las marcas que dejan tras haberla sufrido.

Aceites vegetales para tratar el acné

Entre los diferentes elementos y tratamientos naturales que existen para tratar el acné, está muy extendido el uso de aceites esenciales. Al contrario de lo que pueda parecer, estos aceites no dejan la piel grasa, que es lo que se trata de evitar a toda costa cuando se padece acné. La finalidad es eliminar el exceso de sebo que la piel genera. Pero no todos los aceites esenciales tienen la misma finalidad cuando se aplican, sino que cada uno de ellos sirve para algo más concreto.

Aceite esencial de orégano

Este aceite posee capacidades medicinales, por lo tanto ayuda a eliminar las espinillas con sus propiedades antisépticas. Este aceite de orégano hay que mezclarlo con una base de un aceite como el de almendras o el de jojoba, ya que aplicarlo sin realizar una mezcla previa puede tener efectos contraproducentes.

rawf8 || Shutterstock

Aceite del árbol del té

Si existe un aceite en cuyas propiedades confían gran parte de los expertos, es el aceite del árbol del té. Tiene múltiples aplicaciones ya que posee propiedades antibacterianas pero también antiinflamatorias. Es un gran aliado para tratar dolencias de la piel, por ello este aceite siempre se relaciona con el tratamiento contra el acné. Al igual que muchos otros aceites, es conveniente que sea mezclado con un aceite base para que no resulte tan invasivo.

Africa Studio || Shutterstock

Aceite de rosa mosqueta

Su uso es recomendable tras sufrir una operación, tener cambios en la piel o poseer cicatrices. Aplicando este aceite se restaura la piel y ayuda a que vuelva a su estado uniforme. Por ello, el aceite de rosa de mosqueta ayuda a regenerar la piel que ha sido afectada por el acné.

Yulia Furman || Shutterstock

Aceite de romero

El romero tiene usos alternativos a ser considerado como tratamiento de belleza o curativo, pero en este caso se debe destacar que es un gran revitalizante celular que ayuda a reducir el exceso de grasa que la piel genera cuando sufre acné. Esto es vital para evitar que la enfermedad se extienda. Además, es un gran calmante que reduce el enrojecimiento que ello produce en la piel y las hinchazones que provoca.

svf74 || Shutterstock

Aceite esencial de lavanda

Este aceite es necesario para cualquier tipo de tratamiento, pues el aceite de lavanda posee muchas propiedades beneficiosas para la salud y la belleza y además, conviene ser mezclado con cualquier otro aceite ya que ayuda a potenciar sus cualidades. Además de regenerar la piel ayuda a que se mantenga mucho más hidratada.

Letterberry || Shutterstock

Aceite de jojoba

En principio, este aceite puede servir para diluir el resto de aceites que pueden resultar demasiado invasivos como tratamiento aislado. Sus propiedades son que, a pesar de ser aceite, no tiene una textura aceitosa y es muy fácil de absorber. Además, el aceite de jojoba es un gran regenerador de la piel, lo que es imprescindible para que la piel vuelva a su estado natural tras haber sufrido esta enfermedad, y disminuya las marcas que deja en la misma.

Africa Studio || Shutterstock