¿Tienes la piel de la cara grasa? Estas son las mascarillas caseras ideales para ti

cómo cuidar la piel grasa

Uno de los grandes problemas cutáneos de gran parte de la población es su tipo de piel, ya que hay gente que sufre una piel excesivamente seca mientras que otros la tienen extremadamente grasa, de modo que ambos extremos llegan a resultar incómodos para quienes los sufren y buscan por todos los medios diferentes remedios para mejorarlos. Entre estos remedios encontramos las mascarillas caseras, un producto que podemos crear en casa con ingredientes totalmente naturales, ahorrando dinero y empleando productos que tengamos a mano.

Mascarilla de limón y pepino para la piel grasa

La principal necesidad que tienen las pieles grasas es eliminar el exceso de la misma que estas pieles crean por sí mismas. Estas pieles tienen la ventaja de que se mantienen más tiempo frescas y jóvenes pero el problema es que la grasa que crean se vuelve un problema, ya que estas personas siempre sienten la piel luminosa y pierden rápidamente el maquillaje que se han puesto, sobre todo en los meses de calor. Por otra parte, siempre se cree que estas pieles no necesitan hidratación, pero es un error, de modo que es necesario crear una mascarilla que limpie las impurezas, elimine la grasa y a la vez hidrate la piel desde el interior. Trituraremos un pepino y lo mezclaremos con el zumo de un limón y un yogur natural para que ayude también a texturizar la mascarilla. Posteriormente lo aplicaremos sobre la piel durante 20 minutos y lavaremos con abundante agua fresca. Es necesario repetir esta mascarilla al menos tres veces por semana.

Joshua Resnick || Shutterstock

Mascarilla exfoliante de azúcar moreno y plátano

Al crear una mascarilla también podemos intentar crear una que, a la vez, sea exfoliante. La solución está en mezclar un plátano muy bien triturado con azúcar moreno y esparcir esta mezcla, una vez homogénea, sobre la piel de la cara. Tras 15 minutos eliminaremos la mascarilla mientras dejamos caer el agua sobre la cara y removiendo con suaves masajes circulares, de forma que estaremos llevándonos la suciedad de la piel. Después deberemos lavar con mucha agua para eliminar la textura que el plátano deja en la piel, y aplicar crema hidratante.

TTL media || Shutterstock




Mascarilla de tomate para pieles grasas

La acidez del tomate tiene la capacidad de eliminar la suciedad de las pieles y también llevarse consigo la grasa excesiva de las pieles que sufren este problema. Para conseguirlo trituraremos un tomate y lo mezclaremos con un poco de zumo de limón exprimido. Posteriormente, aplicaremos esta mascarilla sobre la piel de la cara y esperaremos 25 minutos para retirarla. Cuando la eliminemos notaremos como nuestra piel se encuentra más fresca y con un aspecto mucho más seco al eliminar la grasa sobrante.

Mascarilla de manzanilla y piña para tratar la piel grasa

Otra buena opción para atenuar los constantes brillos de las pieles más grasas es haciendo una mascarilla con manzanilla y piña. En el caso de la manzanilla, haremos una infusión con esta hierba y la colaremos para quedarnos con el agua, y, con la piña, la trituraremos hasta que se quede muy fina. Posteriormente, mezclaremos ambas hasta que quede una masa homogénea que podamos aplicar sobre la piel. La dejaremos reposar 20 minutos y la eliminaremos con mucha agua, aplicando después crema hidratante sobre la cara. De esta forma conseguiremos lucir una piel hidratada, sana y equilibrada en grasa, sin tener que sufrir los incómodos brillos que aparecen frecuentemente en este tipo de pieles.

Maryna Pleshkun || Shutterstock

Es importante probar varias de estas mascarillas para conseguir dar con aquella mascarilla perfecta para cada piel, ya que cada persona siente unos ingredientes de una forma y algunos de ellos pueden resultarle más beneficiosos a la piel que otros.